La Octava F.C.


¿De dónde venimos y a dónde vamos? by La Octava
abril 23, 2007, 1:25 am
Filed under: Historias

Hace unos días estaba sentado, contemplando la noche oscura con un amigo y empecé a pensar en la vida. ¿Por qué nacemos?, esa pregunta daba vueltas en mi cabeza, no encontraba una respuesta. ¿Tan solo somos un par de células combinadas, que forman tejidos, que a su vez se agrupan para formar los órganos que componen nuestro sistema? No, no podíamos ser eso. Había algo más, algo que adentro mío me decía que una respuesta tan simple no servía para algo tan complejo. ¿Hay, aparte de nuestro cuerpo, una sustancia que nos de vida? ¿Somos capaces de poseer un alma?

Empecé a pensar en la diferencia entre los animales y el ser humano. Todo se centraba en la razón, una capacidad que sólo nosotros habíamos desarrollados. Parecería que hubiésemos perdido todos nuestros rasgos salvajes, nuestra única arma era el conocimiento. ¿Puede ser real algo tan complejo? Empezaba a pensar que el mundo era un gran tablero de ajedrez, donde un ente superior nos acomodaba igual que se acomodan las piezas, y que cada uno tenía un destino escrito, un destino prefijado del que nunca se podría escapar.

¿Todos tenemos un propósito en la vida? No lo aceptaba. Desde que nacemos tenemos que aprender, durante muchos años seguimos en el camino del aprendizaje, insertándonos día a día en la sociedad, hasta que somos grandes y nos independizamos. ¿Hasta que punto esa autonomía es real? Estamos atados a un sistema prefijado, condenados a trabajar para que el mismo funcione, y morimos con un gran vacío adentro nuestro, pues nos damos cuenta que desperdiciamos nuestra vida en algo tan absurdo. Nos damos cuenta de que ya es tarde para comprender todo lo que queríamos saber, no hay más tiempo para seguir viviendo. Y, al final, nos encontramos con todas las respuestas. ¿Qué hay más allá de la vida? Es cierto que la muerte es un estado terminal, donde sólo queda el cuerpo de la persona, un cuerpo que se pudre y va transformándose a lo que era inicialmente, un conjunto de células. ¿Dónde queda todo eso que nos da la capacidad de razonar, donde queda todo nuestro conocimiento? ¿es tal vez nuestra alma que se escapa de nuestro cuerpo para olvidar todo e insertarse en uno nuevo, en un cuerpo jóven que le permitirá descubrir más y más secretos? ¿a veces se desdoblará el espíritu en ese intercambio para generar un alma más que se insertará en un nuevo especimen?

De algo estoy seguro, mi destino lo escribo yo mismo, las decisiones que tome van a ser propias, por lo que me niego a ser parte de esta estructura. Tal vez me equivoque, pero no quiero terminar siendo un rinoceronte más, confundido entre las masas, propio del teatro absurdo.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: