La Octava F.C.


Prefacio by La Octava
agosto 11, 2007, 2:30 am
Filed under: Las Cinco Espadas de Volgrad

Publicado por primera vez el 10 de Agosto de 2007. Próximo capítulo: “El Príncipe de Hielo”.

Descargar PDF: Prefacio

Click en “más…” para leer directamente desde la web.

Las Cinco Espadas

Prefacio

Jeremías contempló por un instante el cuadro de su difunto padre. Se preguntaba qué asuntos lo requerían en el más allá. Echó mano a su espada y, dibujando una mueca en su rostro, se arrodilló como símbolo de respeto hacia su progenitor. Luego murmuró las siguientes palabras:

-Ha llegado la hora Padre. El miedo y el terror, la sombra y la oscuridad; he dado mi alma, sí Padre, para lograr la victoria. La luz pronto se apagará.Se levantó y se dirigió hacia la Gran Sala, lugar donde anteriormente el monarca se reunía con los altos oficiales del feudo para tratar asuntos de suma urgencia. La fría habitación se hallaba adornada por cuadros que revivían los años dorados del reino.

Durante varios siglos los reyes de Volgrad habían vivido en paz y armonía. Su poder llegaba hasta los montes Fértiles, y dominaban las márgenes del mar Gris. Pero la paz no ha de perdurar por siempre.

Hace 50 años, Eduardo el Cortesano, decimotercero rey de la dinastía de los Savoir, había desobedecido el mandato divino y, fruto de la lujuria desmedida, había tenido un hijo con una muchacha salida del poblado de Erhad.Amenazada por los consejeros del rey, la madre del recién nacido abandonó estas tierras, cruzando tenebrosos bosques y peligrosas montañas, navegando estrechos ríos y aventurándose por interminables desiertos. El destino quiso que aquella mujer llegara hasta los montes Fértiles, donde se encontró con un pequeño pueblo llamado Scorzzo.

Scorzzo era una diminuta ciudad del reino, casi olvidada, donde sus habitantes vivían de lo que cosechaban. La escasa comunicación hacía de aquellas tierras un lugar propicio donde poder esconderse, al menos por un tiempo.

Así, el niño creció hasta hacerse un noble caballero. Pero en su interior guardaba un profundo rencor hacia su padre, pues el dolor de ser un hijo no reconocido era una gran carga para el muchacho. A medida que pasaba el tiempo, el joven fue abriéndose camino en las artes mágicas, visitando las ciudades próximas a Scorzzo, las cuales, si bien no eran de gran tamaño, habían tenido un buen desarrollo, tanto en las artes como en las ciencias, tanto en la educación como en el comercio.

Este noble caballero conoció, ya en su adultez, el verdadero amor. Se había casado con María Artoise, hija del campesino más importante del pueblo. Juntos tuvieron un hijo, al que llamaron Tolomeo.

A medida que el pequeño se desarrollaba, la ciudad se expandía a pasos agigantados, y la riqueza llenaba las arcas de sus habitantes. Scorzzo crecía y crecía rápidamente, y el número de habitantes lo hacía al mismo ritmo. Pronto las ciudades aledañas fueron asimiladas por el antiguo poblado y fue entonces cuando el rey, y sobre todo sus aliados, fijaron su codiciosa mirada.

A los pocos días llegaron diligencias reales reclamando la soberanía de las tierras. El padre de Tolomeo, que durante aquellos años se había convertido en el soberano de la ciudad, tuvo que hacerles frente. Mientras tanto, en las otras regiones del reino, las malas cosechas habrían paso a grandes hambrunas, que se extendían velozmente. A su vez, los altos impuestos que Felipe el Desgraciado, heredero directo de Eduardo el Cortesano, había impuesto, perjudicaban aún más a campesinos y comerciantes, quienes no podían ejercer el comercio libremente.

Scorzzo fue el escenario de una cruel y sanguinaria batalla. Felipe, acosado por los grandes estancieros y por el Consejo Superior, enviaba permanentemente tropas para atacar la ciudad. Un imponente castillo, emplazado en las cercanías de la ciudad amurallada, servía para frenar el avance enemigo.

Uno por uno los soldados de Volgrad fueron cayendo. Por el otro lado, los habitantes del reino se habían revelado; Felipe veía, tristemente, caerse a pedazos su gran feudo. Fue al poco tiempo que lo tomaron prisionero. El hombre que supo ser un gran soberano, era ahora un ciudadano más, o peor aún, era ahora considerado un delincuente y sería el primer miembro de la nobleza que fuera procesado, un hecho inédito que los historiadores no se cansarían de relatar una y otra vez.

Juzgado luego por el tribunal de la Escuadra Triunfante, fue confinado a una celda subterránea, en las proximidades de Scorzzo, donde vivió allí sus últimos días, en donde finalmente enloqueció. Dicen algunos que han visto su espiritu en la entrada de la ciudad de los Lamentos, donde se emplaza un espectacular muro de piedra; pero son poco los que han ido hasta allí y luego han vuelto para contarlo.

Felipe tuvo un único hijo, Jeremías, el Príncipe de Hielo, quien juró venganza y maldijo a Scorzzo, a sus habitantes y a su soberano, el padre de Tolomeo. Con la caída del reino, un nuevo Estado surgiría, la Nación del Kris, y Scorzzo se levantaría como la flamante nueva capital. La Escuadra Triunfante tomaría el poder y llevaría la paz y la unidad a cada rincón del antiguo reino. Volgrad quedaría confinada a donde anteriormente se ubicaba la ciudad de los Lamentos, y se construiría el muro de la Desesperación, una imponente construcción de piedra bien labrada y muy resistente. Del Príncipe de Hielo y del resto de sus súbditos, así como de los miembros del Consejo Superior no se volvería a escuchar.

Han pasado ya veinte años desde la caída de Felipe el desgraciado. Tolomeo ha pasado ya veintiún felices primaveras desde su nacimiento, y poco a poco va adquiriendo las antiguas técnicas mágicas, saberes que su padre se ha encargado de transmitirle.

La paz y la armonía que se respira en la Nación del Kris será perturbada demasiado pronto. Va a dar comienzo una de las guerras más feroces que uno se pudiera imaginar.

Nuestra historia comienza en el año 20 del Kris, año en el que todos recuerdan el duro invierno que azotó a la Gran Nación…

Autor Matías Brito.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

ponele onda brito, ya lei la primer parte, asiqeu queiro el resto de la novela. tomate tu tiempo, todo bien, pero queiro que termine, y que aparezca un personaje que se llame Falcon el grande

Comentario por Pablito (el 3 papi)




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: